A un mes del primer partido en Moscú todavía no hay ambiente de Mundial

En la última semana, la capital rusa ha estado concentrada en manifestaciones, investiduras y celebraciones. Los moscovitas todavía no piensan en Rusia 2018, la fiesta más importante del fútbol.

En la Plaza del Manége, en Moscú, se ha colocado un reloj que cuenta atrás las horas hasta el inicio de Rusia 2018. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Moscú. El fútbol es uno de los deportes que mueven más pasiones en el mundo. Sin embargo, aunque los peruanos estamos pensando en Rusia 2018 desde diciembre del año pasado, en la capital del país organizador la mecha aún no enciende. Y no es que los rusos no tengan interés en el deporte rey, sino que a un mes del inicio de la Copa del Mundo otro tipo de actividades han concitado la atención.

Casi tal y como ya nos tienen acostumbrados a los limeños, el pase al centro de Moscú estuvo interrumpido durante los últimos días de manera constante. Tras las multitudinarias marchas con motivo del Día del Trabajo, las autoridades locales cerraron los accesos a la Plaza Roja, pues ya se estaban preparando para la celebración del Día de la Victoria. Miles de turistas –sobre todo chinos– pugnaban por visitar la Plaza Roja, el Kremlin y la catedral de San Basilio. Sin embargo, solo conseguían acercarse hasta los alrededores.



El pasado domingo 6, la restricción se amplió a un área mayor. El motivo fue el ensayo general con público de la celebración central del 9 de mayo, día en que se recuerda la victoria de la Unión Soviética sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial. El tránsito vehicular fue desviado unas diez cuadras a la redonda de la Plaza Roja y el acceso peatonal solo se permitió a personas que contaban con invitaciones.

El lunes 7 por la mañana se realizó la ceremonia de investidura de Vladimir Putin como presidente de Rusia por cuarta vez; y por fin el miércoles 9 se desarrolló esta gran parada militar. Miles de personas se agolparon alrededor de avenidas importantes como Leningradsky, Tverskaya, Okhotnyy o Kitaygorodskiy, donde las autoridades colocaron pantallas gigantes para que la gente pudiera seguir las incidencias de la ceremonia. Grandes banderolas naranjas, paneles alusivos, avisos en tiendas y hasta exposiciones callejeras en diversos puntos de la ciudad fueron calentando el ambiente para la celebración histórica. Los niños vestidos como soldados llevando flores en las manos y personas portando pancartas con las imágenes de sus familiares que participaron en la Segunda Guerra Mundial, con listones naranjas y negros sobre el pecho, fueron los más emocionados.



Cambio de ambiente
La Plaza del Manége (Manezhnaya) –cerca de la Plaza Roja, al lado de una de las paredes del Kremlin y de los jardines de Alejandro– es el lugar del centro dedicado al próximo Mundial de Fútbol. En su lado norte se ha instalado un vistoso reloj que va contando los días que faltan hasta el inicio de esta cita deportiva. De allí hacia el sur, a lo largo de toda la plaza, hay una especie de camino por donde los visitantes podrán tomarse fotos con Zabivaka, la mascota de Rusia 2018, y ver imágenes sobre los anteriores campeones y figuras resaltantes de estas competencias.



Frente a la entrada del Manége –una edificación de casi 190 años de antigüedad y que hoy es un centro de exposiciones– hay un gran emblema que dice “Russia 2018”, en el que los visitantes pueden tomarse fotos. Stefan es vendedor en una de las concurridas tiendas de souvenirs de la calle Nikolskaya, cerca de la catedral de Kazán. Considera que la próxima semana se irá calentando el ambiente mundialista en la ciudad.

“Se han juntado varias cosas: los feriados, lo de Putin y el Día de la Victoria. Además, hace poco se hicieron unas actividades por la primavera y se está haciendo un concurso internacional de música a capela. Hay mucha actividad en la ciudad y la gente aún no se conecta del todo con el fútbol”, indica.

“El Día de la Victoria es muy importante para nosotros y concita la atención de muchos turistas. Sin embargo, sabemos que por el Mundial vendrá mucha más gente. Seguramente en cuestión de días la ciudad empezará a tener más ambiente futbolero”, señala Olga, barista de una de las tantas cafeterías de la zona.


Por el momento, los productos relacionados con el Mundial solo se encuentran en algún rincón de las tiendas de souvenirs o en tiendas oficiales que hay en pocos centros comerciales. El jueves 10 se abrió nuevamente la Plaza Roja y miles de turistas empezaron a recorrerla. Con una gran rapidez, decenas de obreros retiraban las estructuras usadas en la ceremonia del día anterior. En otras zonas de la ciudad, más cuadrillas desarmaban las instalaciones del concurso de canto. Las calles nuevamente empezaron a estar libres.



Moscú será la sede del encuentro inaugural, entre otros partidos, y de la gran final del Mundial 2018, un evento que tiene en vilo a los peruanos, pero del que aún no se siente mucho en las calles moscovitas.

Publicado originalmente en el Diario El Comercio, el 13 de mayo del 2018.
A un mes del primer partido en Moscú todavía no hay ambiente de Mundial A un mes del primer partido en Moscú todavía no hay ambiente de Mundial Reviewed by Bruno Ortiz B. on mayo 13, 2018 Rating: 5

No hay comentarios