La guerra de los operadores, parte III (y final... espero)

Y esta es la conclusión de mi viaje por la ruta de la portabilidad móvil a través de un ofrecimiento telefónico, una contrapropuesta y la demostración que los operadores aún tienen mucho por hacer en cuanto a atención al cliente.



Luego de mi fallida portabilidad móvil a Entel y de la escandalosa mala actualización de plan hecha por Movistar, había vuelto a la línea de partida esperando por la mejor oferta. Claro está, ya no con la posibilidad de elegir entre los cuatro operadores, sino entre tres. Era una segunda oportunidad para Entel (luego del problema con la entrega del chip); una segunda oportunidad para Claro (fue mi primer operador hace más de 15 años atrás); o un debut con Bitel, de la que me habían hablado muy bien.

Durante el primer fin de semana que tuve este problema, alguien me dejó este comentario en mis redes sociales: "Claro, seguro que te están tratando bien porque te conocen. Si fueras un cualquiera más demorarían más en solucionarte el problema". En cuanto a esto solo quiero explicar que en este lío me metí justamente al ser captado por un ofrecimiento regular, sin necesidad de acudir a alguno de mis amigos y contactos que tengo en la mayoría de estas empresas. Lo transparento así, porque es verdad. Llevo años trabajando en este sector y conozco a mucha gente en distintos cargos. Pero este trámite (hasta este punto) había sido lo más "experiencia real" posible.

De Entel se comunicaron vía redes sociales y me pidieron volverlos a escuchar. Acepté y quedé esperando la llamada. En el interín, la gente de Claro también me contactó. Me pidieron datos personales para que me pudieran llamar y conversar conmigo. De Bitel ni una palabra. Entel llamó primero y cerramos. A las dos horas de concretada la operación estaba un motorizado en mi trabajo entregándome mi SIM (la velocidad en la resolución sí la relaciono con algún tipo de indicación que se debe haber hecho al interior, al haberse hecho público mi caso).

Mis amigos de Movistar me llamaron, pero muchas horas más tarde. Por supuesto que se disculparon por la complicación y me aseguraron que el caso iba a ser tomado en cuenta para las correcciones correspondientes (cosa que me parece lógica, porque no es posible que un cliente acepte un contrato y en el sistema aparezca otro). La relación contractual terminó en buenas migas.

Y entonces, desde la semana pasada soy cliente de Entel. No de manera sistemática, si no más bien indistinta, he ido haciendo algunas mediciones para ver qué tal la cobertura. En mi día a día no he sentido gran cambio, para serles sinceros. 



Incluso en mientras que en algunas zonas he visto registrada la degradación del servicio de 4G a 3G (o a H+), en otros lugares, donde antes no tenía señal ahora sí la tengo. Me parece que la red es rápida, pero no lo he evidenciado hasta ahora.



Ya les iré contando qué tal me va como cliente de Entel. ¿Tú has tenido algún problema parecido al mío? ¿O ha sido peor? Comparte tu experiencia con la comunidad.
La guerra de los operadores, parte III (y final... espero) La guerra de los operadores, parte III (y final... espero) Reviewed by bortiz on enero 24, 2018 Rating: 5

No hay comentarios