La guerra de las operadoras

Este fin de semana fui partícipe de las más encarnizadas de las guerras por clientes de telefonía celular. Moraleja, siempre hay opción para que el cliente consiga más.



La cosa es así: soy cliente de Movistar más o menos desde el 2012 y si bien no he tenido mayores problemas con el servicio, me parecía que estaba pagando demasiado, 150 soles. Soy cliente antiguo, libre, con un plan que ha sido actualizado una sola vez (me parece que el año pasado) con el que me aumentaron unos megas por 10 soles más en mi tarifa.

Bueno, sucedió que el viernes me llamaron a mi celular para ofrecerme un plan de portabilidad numérica. Eran de Entel, una operadora sobre la cual siempre tuve curiosidad. He sido primero cliente de Claro, y ahora de Movistar. Sé de las limitaciones de cobertura de Entel, pero no salgo de Lima por lo que ese no era impedimento. 

La oferta era muy atractiva: la misma cantidad de megas que tengo con Movistar,  duplicados por seis meses, más distintos paquetes de consumo ilimitado de apps de música y redes sociales, más una oferta para ir al cine 2 por 1 todo el año. ¿Lo mejor? 89 soles mensuales. Una reducción considerable por un paquete muy similar al que tengo. Me decidí y acepté. Se me indicó que el sábado llevarían el chip (SIM card) a mi casa, así como los papeles de la portabilidad para que los firme y el dispositivo para tomar mi huella dactilar, al estar adquiriendo un nuevo chip. Me iban a llamar temprano para confirmar a qué hora quería que pasaran. Sinceramente estaba muy entusiasmado.



El sábado, temprano por la mañana, llamaron para confirmar a qué hora pasarían con el chip y los papeles. Les pedí que pasaran en el rango de 2:30 p.m. a 6:00 p.m.

Estuve pendiente, pero nada pasó. A eso de las 6:40 p.m. se me ocurre mandar unos tuits contando #MiTristeHistoria, arrobando a Entel para que me explicaran qué había pasado. Como suele pasar con las empresas grandes, el community manager después de un buen rato me invitó a mandarles un DM y contarles qué pasó. Me pidieron mi nombre, mi número de DNI, el número de teléfono, si es que la portabilidad la había pedido con DNI o RUC... en ese momento pensé, sinceramente, que había sido objeto de una estafa, que lo de la llamada telefónica fue un engaño y que mis datos y mi solicitud de portabilidad nunca había sido colocada. Pero después recordé que los CM de las empresas grandes suelen tener ese accionar, para nunca, JAMÁS, explicarte que pasó. Sí te responden, pero nunca te dan explicaciones. Solo te informan sobre cuáles son las acciones que tomarán a continuación. Algo así como:

"Ya hemos realizado las verificaciones respectivas"

"Hemos escalado tu caso para que se puedan contactar contigo"

"Nosotros nos podremos en contacto contigo a la brevedad posible"

"Disculpa las molestias"

Bueno, entre mensaje y mensaje del CM de Entel, recibí una llamada de Movistar, mi actual operadora celular. La señorita me informó que estaban haciendo llamadas a clientes antiguos para saber su percepción del servicio y hacerle actualizaciones con nuevas ofertas. Le expliqué que todo bien, pero me estaba cambiando por precio. Me ofreció mantener el plan que tenía con una rebaja sustancial de 1 sol. Así es. Su oferta fue pasar de pagar 150 por lo que ya tenía, a pagar 149 soles al mes. No, gracias. Sigo con mi portabilidad, aunque ya me estoy aburriendo.

Luego del último mensaje del CM de Entel recibí una nueva llamada de Movistar. Le explique al joven lo mismo que le había dicho a la señorita una hora antes. Es más, le dije que su oferta de rebajarme un sol me parecía ridícula y que me estaba yendo a Entel por pagar menos.  Fue entonces que me ofreció un plan de 99 soles. Parecía interesante, pero Entel seguía ganando por precio. Además le indiqué en detalle lo que la nueva operadora me estaba ofreciendo por 89 soles. Ahí me ofreció un plan al que también duplicaban los 10 megas por seis meses, además del Fun Pack ilimitado (al que le saco el jugo, en realidad), 2 megas para Movistar Play (que no uso) y algo más que no recuerdo. Todo por... 89 soles.

Entonces, acepté. Así es. Acepté quedarme con mi operador, sin haber concretado la #portabilidad. Tenía los servicios que disfruto hasta ahora, tengo duplicados mis megas por seis meses y he conseguido una sustancial reducción en mi tarifa mensual.

Reconozco que no le di la oportunidad a Entel para convencerme si es un servicio bueno o no, pero la primera aproximación a mi potencial nuevo operador fue mala, frustrante. No recibí explicaciones y no sabía qué iba a pasar con mi caso. Y no sé si fue una movida pensada, pero la reacción de mi actual operador fue buena y, sobre todo, se ajustó a lo que necesitaba. ¿La moraleja? Siempre hay una opción, una alternativa, para que el consumidor obtenga alguna mejora. Solo es necesario pedirla. 



La guerra de las operadoras La guerra de las operadoras Reviewed by bortiz on enero 14, 2018 Rating: 5

No hay comentarios